Texto de categoría para productos: ¿género o estrategia SEO?

Texto de categoría para sitios web: ¿Género textual o estrategia de SEO?

¡Saludos interorbitales!

¿Sabías que el universo SEO es tan grande que, una y otra vez, acaba encontrándose y combinándose con órbitas completamente diferentes a la suya? Algunos dirían que la optimización de los motores de búsqueda es precisamente el resultado de este encuentro de mundos tan distintos que, de alguna manera, se llevan muy bien.

Es el caso, por ejemplo, de los textos para las categorías de productos: estos pequeños mosaicos de estrategias de lenguaje, textuales y SEO son el resultado nada menos que de la combinación entre las órbitas de la Lingüística o mejor aún de las técnicas de optimización de Google, ¡y nosotros entendemos de eso!

Soy Claudio Alves, ingeniero de contenidos en liveSEO, y hoy vamos a embarcarnos para investigar el misterioso punto de encuentro entre estos dos mundos. Quedas advertido que nos adentraremos a un mundo rodeado de dudas, constelaciones y fascinaciones a los que se atreven a explorar.

Esta exploración nos llevará a la disyuntiva shakesperiana, el ser o no ser de los textos para categoría de producto. Después de todo, ¿pueden considerarse un género textual o son sólo una táctica de SEO para los sitios web?

¿Qué es un género textual? ¿Cómo encajan los textos de categoría en este contexto y qué papel desempeña el SEO en el proceso? Son solo algunas de las preguntas que intentaremos responder. ¿Estás preparado? Vamos:

En la órbita de la Lingüística: ¿Género textual? ¿Qué es?

Nuestro viaje por el espacio, nos lleva en un viaje al pasado: a una época en la que no existía Google, ni páginas web, ni Internet, ni siquiera ordenadores (y por supuesto no habían celulares móviles, en vista de que muchos no pueden vivir sin móviles). Parece mucho tiempo, ¿no? Pero si nos detenemos a pensar solo un segundo, la gente vivía, se las arreglaba y todo fue y es parte de un proceso, pero entre muchas preguntas ¿cómo se comunicaban?.

Detengámonos en esa “época oscura”, donde todas nuestras necesidades de comunicación se cubrían con papel, bolígrafo, gestos y, por supuesto, nuestra voz. Porque al fin y al cabo, estamos programados por naturaleza para intentar entender y ser entendidos.

Las necesidades son el impulso para buscar soluciones, debido a la necesidad para interactuar por medio del lenguaje hemos conseguido crear patrones de estructuras, escritas, habladas y en casi cualquier otro aspecto que puedas imaginar, es a esos modelos que llamamos un género textual.

¿Aún estás perdido en el espacio, astronauta? Simplifiquemos: una carta, una nota, un mensaje en las redes sociales, un comentario en youtube, este blogpost, un diálogo entre amigos… todo esto y mucho, mucho más puede considerarse género textual.

En la propia galaxia de la Lingüística, la discusión es mucho más compleja y está llena de estrellas, constelaciones, soles, planetas, agujeros negros… sin embargo, nuestro objetivo aquí es descomplicar la ciencia y los misterios que rodean esta área del conocimiento.

Entonces, ¿cómo identificar un género textual?

Ahora bien, dado que hay tanta diversidad en cuanto a los géneros textuales, ¿cuál es la característica que los une en un mismo grupo? Es decir, dado que pueden expresarse tanto por escrito como a viva voz y seguir considerándose géneros textuales, ¿qué es lo que les da el poder de permanecer juntos?

No se trata de otro misterio del universo, como la materia oscura o las antipartículas; afortunadamente, los científicos de la Lingüística pudieron resolver este problema hace unas décadas. De hecho, son cosas, en plural. Y son características muy bien entendidas, sin complicadas fórmulas y ecuaciones matemáticas. ¿Quiere saber cuáles son? sigue la lectura:

  • Los géneros textuales están totalmente orientados a las necesidades de la sociedad (al igual que hay que hacer una llamada telefónica o escribir una declaración de amor);
  • Están conectadas a nuestra cultura y son extremadamente dinámicas, adaptándose todo el tiempo;
  • Son textos/discursos que cumplen su función de comunicación en contextos reales, cotidianos y basados en nuestras interacciones;
  • Pueden configurarse según el estilo, el contenido, la forma, la función y el medio de difusión (también se conoce con el nombre técnico de condiciones de producción).

¿Ves como no es difícil? Y así, astronauta, volvemos a la actualidad con algunas preguntas: ¿La comunicación ha cambiado con las nuevas tecnología de comunicación? ¿El uso del Internet ha cambiado algo de estos géneros textuales? La respuesta simple es sí: al fin y al cabo, nuevas necesidades requieren nuevos géneros ¿no?

Llegando el tema por el que estás aquí: el resultado del encuentro entre el universo digital y la teoría de los géneros textuales es el matrimonio perfecto que dio lugar a los textos optimizados para Google, entre ellos, los textos en categorías de productos para sitios web

Google y el nacimiento de nuevos textos

Si has seguido el spoiler de los párrafos anteriores, ya te habrás dado cuenta de que, efectivamente, la expansión del mundo digital ha provocado profundos cambios en la forma de entender, producir y, sobre todo, adaptar nuestros textos.

Es como si, de un momento a otro, hubiera ocurrido un nuevo big bang en la galaxia de la Lingüística y, como resultado, una infinidad de nuevos cuerpos celestes que han encontrado su lugar en la constelación de los géneros textuales (y otros que siguen viajando por el universo).

Esto significa, básicamente, que todo el tiempo nacen nuevas formas de comunicación por causa del internet y, más recientemente, por culpa de Google y su (brillante) insistencia en parecerse cada vez más a nosotros, los humanos.

De hecho, si quieres saber más sobre cómo ocurre esto, sólo tienes que consultar el post “Cómo funciona Google: ¡paso a paso!” aquí en el blog de liveSEO.

Lo mejor de todo es que, de todos los humanos que podría haber tomado como modelo Google, eligió al más exigente: ¡la madre que se preocupa por sus hijos! O mejor dicho: el mecanismo que ofrece los mejores resultados a sus usuarios.

¿Dónde encajan los textos de categoría en esta historia?

Pero ahora, ¿qué tienen que ver los textos de categoría con esto? En este caso, todo. Precisamente para responder a las necesidades del motor de búsqueda, hemos ideado un género de texto que presenta a los internautas los productos de una sección o categoría determinada.

Entonces puede parecer que por estas razones, las descripciones de las categorías son forzadas, artificiales o simplemente palabras que existen por existir, ¿no es así? Así que, ¡es hora de obtener la prueba real! ¿Recuerdas las principales características de un género textual? Vamos a revisar el checklist:

  • ¿Necesidad social? Comprobar al final que, los textos de categoría son el resultado de nuestra realidad socioeconómica y de la forma en que ésta se sustenta y fundamenta;
  • ¿Conexión con la cultura y la dinámica? Doble comprobación, ya que es imposible disociar la humanidad contemporánea del entorno virtual y sus constantes modificaciones;
  • ¿Basado en interacciones reales y rutinarias? ¡También! Todos los días, en todas partes, las relaciones de compra y venta (y la lectura de textos sobre el tema) se producen de forma natural y cotidiana;
  • ¿Versatilidad y adaptabilidad? No hace falta ni que le digamos lo mucho que ha cambiado la redacción de textos para Internet, incluso en lo que respecta a las páginas de catálogos de productos, ¿verdad? .

Resultado: Totalmente positivo, los textos de la categoría son géneros textuales -muy particular, por cierto, precisamente porque destaca esta mezcla de órbitas tan distintas como la Lingüística y el SEO.

Y hablando de SEO, aquí hay otro spoiler para aquellos que se preguntan cómo entra en esta historia: en términos generales, la optimización de motores de búsqueda está relacionada con las condiciones de producción esenciales para la existencia y el desarrollo de los textos de categoría.

Para desentrañar más ese escenario, el camino es este:

¿Qué pasa con el SEO? ¿Es un paracaidista o siempre ha estado ahí?

En primer lugar, sólo un verdadero astronauta sabe que es imposible lanzarse en paracaídas en el espacio, ya que no hay aire, sólo vacío. En segundo lugar, nuestros experimentados astronautas seguro que ya conocen los algoritmos de Google responsables de los textos de SEO, ¿verdad?

Si ¿Eres nuevo aquí? Entonces te recomendamos disfrutar del post “¿Qué es el BERT? El último algoritmo de Google“. -,en el que te presentamos cómo Google se comporta realmente con toda una mamá.

Ya en esta zona, entramos en la zona de turbulencia donde las gravedades de ambas órbitas compiten por saber quién gana: por un lado, tenemos las condiciones de producción; por el otro, la SEO.

En realidad, no es como si, de un día para otro, todos los textos de la categoría comenzaran a producirse completamente bajo la perspectiva de la optimización para Google, por lo que, en términos de tiempo, la victoria es de las condiciones de producción.

Sin embargo, es evidente cómo los textos de las categorías de productos están fuertemente influenciados por las reglas de funcionamiento del SEO, es decir, las estrategias de optimización que influyen directamente en la forma de pensar, ejecutar y publicar este género.

Entonces, ¿quién gana la batalla? Siendo objetivos, ninguno de los dos, porque, si nos paramos a pensarlo, ambos términos son, en esencia, sinónimos cuando se trata de la producción de contenidos.

Pongamoslo así, las condiciones de producción son los elementos necesarios para que un texto tenga sentido, sea inteligible y comprensible para sus lectores. Entre ellas se encuentran la forma, el contenido, el lenguaje, los medios de distribución, etc.

Del mismo modo, el SEO se apropia de las mismas características durante el proceso de optimización del contenido de sus textos, incluidos los de categoría. La diferencia es que el SEO se dedica a cumplir no sólo con el lector final, sino también con Google, el intermediario responsable de que el texto llegue realmente a sus destinatarios.

En definitiva, el SEO de contenidos es la materialización de algo que siempre ha estado ahí, incluso en forma de condiciones de producción: la necesidad de textos bien escritos, claros, informativos, completos y sobre todo comprensibles.

De vuelta a la órbita del SEO: estrategias de optimización de categorías

Como de seguro te habrás dado cuenta, no sólo de optimizaciones técnicas vive una agencia SEO. Hay quien dice que el contenido es la manifestación física más visible del trabajo de SEO de cara al usuario, es decir, ante todo los textos son los vehículos de propagación de las estrategias de optimización que nos llegan cuando entramos en una web.

De ahí la necesidad de destacar la importancia no sólo de las categorías textuales, sino también de cualquier género textual que se vea influido por la órbita SEO en algún momento de su existencia.

Sin embargo, nuestro viaje llega a su fin con algunas de las principales estrategias de SEO que se pueden aplicar a los textos de las categorías de sitios web, entre las que cabe destacar:

  • Trabajar con LSI (Latent Semantic Index)

¿Ha oído hablar alguna vez de la indexación semántica latente(que es la traducción literal al español)? Básicamente, es una de las estrategias que utiliza Google para saber si un texto de una categoría -y cualquier otra- está realmente optimizado para sus usuarios en cuanto a estructura lingüística y contenido (¡y el buscador se muestra cada vez más humanizado!).

¿Sentiste intriga respecto al tema ? No hay problema: consulta nuestro post “Latent Semantic Indexing (LSI) Keyword: Google y el Campo Semántico” y vuélvete todo un experto en el asunto.

  • -Atención a la estructura del texto

Prestar atención a la estructura de un texto significa muchas cosas: la disposición de las palabras, el tamaño de los párrafos, el formato y la maquetación, el número de palabras y muchos aspectos que debe tener en cuenta quien escribe un texto de categoría.

Todas estas cuestiones están relacionadas con los conceptos de escaneabilidad y legibilidad: dos palabras pilares que todo redactor de contenido conoce, palabras que significan, básicamente, que Google sabe que el nivel de interés del usuario es proporcional a la organización de la forma del texto.

  • La exploración del lenguaje, especialmente la escritura creativa

Este aspecto es, con mucho, la estrategia de SEO más interesante para los textos de categoría. Consiste básicamente en ser creativo, ser auténtico. Sí, suena a clichés, pero el proceso funciona más o menos así:

Todo escritor es también un lector. Independientemente del género textual, todo el tiempo estamos leyendo y escribiendo textos, mensajes, notas y similares. La idea clave es siempre tener presente a tu lector y trabajar con el lenguaje de forma comprensible y diferenciada.

Es como narrar un viaje intergaláctico a través de las órbitas de un sinfín de universos y que, desgraciadamente, llega a su fin, después de mucho aprender sobre la estrella hasta ahora inexplorada llamada “categoría texto” – que orbita las galaxias de la Lingüística y el SEO, pero que también puede ser vista desde la Tierra.

Llegamos al final del viaje, astronauta, ¿disfrutaste el recorrido? Ahora que ya conoces que los textos para las categorías de productos son géneros de texto y además son tácticas de SEO, puedes continuar tu viaje de exploración y aprendizaje explorando nuestro blog– ¡allí encontrarás información sobre todos los temas! Ah, y mantente atento a las actualizaciones que liveseo trae para tí. Hasta la próxima.

Suscribir
Notificar de
guest
0 COMENTARIOS
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer su opinión, por favor, coméntelo.x
()
x